WhatsApp Image 2019-02-03 at 17.40.56

Las distintas gargantillas de San Blas en su nuevo punto de venta en Sanjuanejo.

Los mirobrigenses cumplieron, como cada 3 de febrero, con la tradición de protegerse la garganta de cara a evitar enfermedades en la víspera del Carnaval del Toro. Cientos de farinatos unieron los algo más de 4 kilómetros que distan desde Ciudad Rodrigo por primera vez hasta Sanjuanejo, y no a la Caridad, a pie y en coche. La tradicional romería no se completa hasta que no se compran las gargantillas para proteger la garganta. Tras el paso la iglesia parroquial de Sanjuanejo se sucedieron las clásicas meriendas en el entorno del monasterio, así como peñas, bares y bodegas de Miróbriga para disfrutar de la tarde. Previamente, por la mañana -en concreto a las 12:00 horas- se celebraron tanto la procesión del santo, la posterior eucaristía y la bendición de las 17.000 gargantillas puestas a la venta en esta jornada de sol y frío. La mayordomía en esta festividad de San Blas ha corrido a cargo de los hermanos Tere, Benito y Rocío Risueño

Tags

Comments are closed