Feb3-Emilio
Un manto de nebulosa envuelve a la masa de carnavaleros que sigue con fe ciega el rimo de que marca la charanga. La canción fluye camino de un remate clásico de tambor [los dos palillos en alto marcándolo]: Tan, tararán, tararán. El resto de instrumentos se vuelven locos a continuación. Las gargantas se rompen a coro al escucharlo: “Hay un puente de madera, ¡ay, Manuela, ay, Manuela!… Faltan 26 días.

Tags

Comments are closed