Ene7-Agus

Una única luminaria alumbra el desencierro en blanco y negro. La parada de mansos deshace el camino una vez más. Y van… La estampa rezuma tradición. A la antigua usanza, que se dice. El lance se pinta así a los mismos pies de la Puerta del Conde: cites a derecha, otros cuantos mozos aventajan en pocos metros a la tropa de cabestro abriendo el camino. El resto, se cobija al amparo de la nada: caligrafiando, por qué no, aquellas viejas montoneras sin rodar por los suelos. Parapetados en la piedra de Miróbriga para, simplemente, ver pasar el encierro. La serenidad. Qué instante tan farinato. Faltan 53 días.

Tags

Comments are closed