Ene8

El mozo libra por tablas –diez, en concreto– la embestida salvaje, dura, nacida de los riñones y rematada en las puntas de los pitones con la maquinaria del cuello funcionando a pleno rendimiento: el morro por delante como recurso añadido. El juego del sube y baja de cada capea. Dos estribos, colocados cada tres tablas contando desde el suelo, como única arma para la defensa. La maraña de pies arriba como colofón. Faltan 52 días.

Tags

Comments are closed