22SanBlas

Mirobrigenses haciendo cola para comprar las gargantillas en La Caridad.

Los cielos cubiertos y la amenaza de lluvia no impidieron que los mirobrigenses cumpliera con la tradición de protegerse la garganta. Durante toda la tarde de este viernes 3 de febrero cientos de farinatos unieron los algo más de 4 kilómetros que distan desde Ciudad Rodrigo hasta el monasterio de La Caridad a pie y en coche. La tradicional romería no se completa hasta que no se entra en la capilla y se compran las gargantillas para proteger la garganta. Tras el paso por el La Caridad los mirobrigenses decidieron, y ante la amenaza del tiempo, o bien regresar a Miróbriga para merendar en peñas, bares y bodegas o acercarse hasta el agregado de Sanjuanejo para disfrutar de la tarde. Eso sí, no faltaron valientes que desafiaron a los cielos entoldados y cumplieron a rajatabla con la tradición de encender lumbre y celebrar la festividad de San Blas en el entorno del monasterio.

Previamente, por la mañana -en concreto a las 12:00 horas- se celebraron la procesión del santo, la posterior eucaristía y la bendición de las gargantillas.

Category
Tags

Comments are closed