Discurso íntegro de Juan del Álamo, pregonero del 2015 para la Asociación Carnavaldeltoro.es.

Queridos amigos, queridos vecinos y queridos visitantes: a todos los aquí presentes buenas noches.

Antes de empezar y  en primer lugar quiero agradecer a la Asociación del Carnavaldeltoro.es todo el interés mostrado hacia mi persona y el haberme dado el privilegio de poder ser el elegido para dar el pregón de este año 2015, que da pistoletazo de salida al previo de los actos de la Asociación del Carnaval del Toro de Ciudad Rodrigo.

En segundo lugar agradecer a todos los asistentes hoy aquí en el Teatro Nuevo “Fernando Arrabal” que han venido a escuchar mis humildes palabras y créanme cuando les digo que es un honor para mí volver a reunirme con ustedes, aunque bien saben que me gustaría  haberles  podido hacer disfrutar donde yo mas sé, en la plaza.

Cuando me propusieron  ser el pregonero de este acto, pensé que era una responsabilidad que de la cual no sé si era merecedor, pero que  aún así, hoy me hace sentirme más farinato que nunca aquí entre vosotros, y eso, me gusta.

Pues vamos a ver qué tal me sale.

Como bien sabéis Ciudad Rodrigo  tiene un especial significado para mí.

Ciudad Rodrigo ha sido y es el pueblo donde nací.  Os puedo contar que  dado que viví aquí una parte muy corta de mi infancia,  tengo recuerdos especiales de esa época. Sobre todo como si fuera hoy de mis correrías de niño junto a mis hermanos mi familia…cuando me llevaban al parque de San Francisco por ejemplo, o como también cuando disfrutaba de su rio en la famosa pesquera, del árbol gordo de Ciudad Rodrigo.

Puedo decir que ya siendo un poco más mayor empiezo a venir y a conocer los Carnavales del Toro coincidiendo en el tiempo con mi creciente afición y ganas de ser torero.

Recuerdo con mucho cariño esa época.

Ciudad Rodrigo son sus gentes, es la historia de todos ustedes, de cada uno de los hombres y mujeres que han formado y siguen formando parte de este pueblo, vosotros sí que sois los auténticos protagonistas.

Es un pueblo al que quien nadie le ha regalado nada y que todo se lo ha ganado a pulso, consiguiendo ser por y para siempre el pueblo con los carnavales más prestigiosos de nuestra provincia, y porque no del mundo entero.

Hablar de Ciudad Rodrigo es hablar del toro. Animal sin el cual no estaríamos aquí, animal que es el motor de mi existencia y el motor de mi vida y pasión por lo que quiero conseguir. Ser figura del toreo. El toro es amigo y es enemigo. El toro es el que te da pero también el que te quita.

En nuestra plaza se han dado  cita los mejores  toreros de la  historia, muchos de ellos son parte de nuestra leyenda.

Inevitable e injusto sería hablar del Carnaval del Toro sin mencionar a Conrado,  al Eterno Maletilla, conocido y  admirado por todos

Mi recuerdo viaja a la época de las capeas, donde desde bien pequeño  viajaba con el y con el que he compartido ratos de  historias, de charlas, de vivencias.

Los consejos de Conrado son los que te da la lucha por la vida y la supervivencia, consejos de esos que no se aprenden en la escuela.

Me siento afortunado de conocerlo, pues gente como él, de verdad quedan muy pocas. Conrado quiero que sepas que esto también va especialmente por ti.

Recordando más un poco, en seguida se me viene a la cabeza sus bolsines.

Aún siento viva  la primera vez que participé. Me inscribí con todas las  ansias de ganar y  de ser el mejor.  Muy pronto me di cuenta de la competividad y  la carrera de esfuerzos que supone querer ser eso: el mejor.

Aquí nadie te regala nada. O eres o no eres. Nadie cede el paso.

Aun así, luche por ser el mejor y creo que al menos ese año, lo conseguí.  Conseguí estar por primera vez con vosotros, llevando el nombre de Ciudad Rodrigo, su Carnaval y su Bolsín con mucho orgullo dentro de mi corazón.

Espero que vosotros el mío también. Si es así, será que voy por buen camino.

Por cambiar de tercio, sin lugar a dudas decir Ciudad Rodrigo es decir Carnaval.
Es color, es disfraz, es diversión. Es un ir y venir.

Sus gentes consiguen alejar durante unos días, los malos momentos y adentrarse en jornadas alegres, de vivencias y alegría, porque al fin y al cabo eso es el Carnaval: ALEGRIA.
Ciudad Rodrigo acoge  de manera generosa durante estos días,  a miles de visitantes que llegan motivados unos por su fama, otros por el toro, otro por la diversión pero todos con un fin común: Ser Feliz.

Para ser sincero, creo recordar que nunca he conseguido ponerme un disfraz, y si ahora lo pienso, no sé de qué me lo hubiera hecho. Dicen que soy muy serio…

Volviendo a mi pequeño resumen de lo  que es y significa  para mí el Carnaval  de mi pueblo, no quiero dejar de mencionar a una parte y muy importante: las peñas.

Las peñas forman y conforman la vida del Carnaval, equipos que trabajan por un beneficio común,  hacer sentir vivo a Ciudad Rodrigo.

De nuevo agradezco y ensalzo la labor de la Asociación del Carnavaldeltoro.es y todo el empeño que ponen en las cosas que hacen.

Es por eso que yo animo desde aquí a fomentar el espíritu del Carnaval del Toro a los más jóvenes, a la generación venidera responsable de que nuestra fiesta siga viviendo durante muchos años más.

Es por todo esto que os he contado, que me siento orgulloso de ser de Ciudad Rodrigo, que quiero seguir estando con vosotros. Orgulloso de dar este pregón aunque este no sea el medio que domino para expresarme. Deseoso de entregarme con mi espada y mi muleta. Y Deseoso de volver a torear en la tierra que me vio nacer.

Hoy tenemos muchos motivos de celebración, especialmente yo, que me siento muy unido a todos vosotros, vecinos de Ciudad Rodrigo.

Una vez más, repito todo mi agradecimiento, mi reconocimiento y mi admiración para todos los mirobrigenses.

Ahora sí. Empiezan las Fiestas.  Empieza el Carnaval del Toro. ¡A disfrutarlas!

Muchísimas gracias, de verdad por contar conmigo. Un abrazo para todos.

 

Juan del Álamo
(Matador de Toros)
Carnaval del Toro 2015
Ciudad Rodrigo

Category
Tags

No responses yet

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *