Ene3-JuanAntonioMoro

El lance a caballo entre carrascos y la encina recién olivada está impregnado de plomo. En el cielo. Y en el carácter de la parada de bueyes. Los siete mansos atemperando y acompasando, con los cencerros de izquierda a derecha, el descenso casi vertical. El temple hablado en el argot. La caballería espera en vanguardia: hasta seis monturas para encauzar a la manada camino de Miróbriga. Faltan 57 días.

Tags

Comments are closed