feb5

El desencierro se desenvuelve en blanco y negro. Vetusto. El sabor añejo. El griterío queda de lado. Silencio ritual para contemplar al toro en su versión totémica: dueño de Miróbriga. Nada ni nadie perturba. ¡¡Faltan cuatro días!!

Tags

Comments are closed