2ene

El giro a izquierdas. Radical. De repente, la Puerta del Conde. Única. Inigualable. Toros y cabestros a puro galope. La luz justa. La bóveda encoje las entrañas: los pezuñazos se sienten  atronadores; el cencerros entonan el miserere. La respiración del corredor se entrecorta: la del toro se agiganta. Indescriptible. Faltan 38 días.

Tags

Comments are closed