Feb8-Agus

 

Los Pinos parapetan una última mañana del Carnaval fría; grisalla para dibujar el cielo. La carrera se presenta en la ascensión al Registro inigualable: cuatro toros solos, sin el amparo ni la guía de los mansos, avanzando a golpe de riñón. Las bocas aún cerradas pese al esfuerzo. Las caras colocadas a su altura. La carrera no es crispada, sino más bien templada ya: lo marca la corta distancia entre pitones y las posiciones sobre las que se han apostado los mozos. Faltan 21 días.

Tags

Comments are closed