Sin título

El doctor Enrique Crespo antes de empezar a operar el pasado Domingo de Carnaval.

Cinco días después de que el Carnaval del Toro del 2016 dijera adiós para siempre a las 19:20 horas, el doctor Enrique Crespo [cirujano del Antruejo y reconocido este pasado Carnaval como Pregonero Mayor] redacta una carta abierta en la red social Facebook para agradecer «a tanta gente que nos aprecia y a quienes no encuentro paralabras para agradecerles su aliento, afecto y consideracion…», además de expresar sus sensaciones, y mejores deseos, para los tres heridos graves durante el pasado Antruejo:

Hace días que terminó el Carnaval del Toro de Ciudad Rodrigo…
Días en los que, a pesar de la distancia, no he dejado de pensar en los tres heridos que permanecen ingresados en un Hospital de Salamanca después de sufrir cornadas tremendas…
Días y noches en los que me acuerdo de ese chaval al que un toro le partió el muslo para siempre… Y al que los especialistas del Hospital Clínico de Salamanca están intentando evitarlo
Días en los que no he dejado de agradecer interiormente al Ayuntamiento de Ciudad Rodrigo la ampliación y mejoras que se han hecho en el quirófano principal de la Enfermería pues todo ello nos ha permitido trabajar en él con mayor desahogo
Días y horas en los que recuerdo con emoción el descomunal trabajo que han realizado, socorriendo, auxiliando, consolando, los profesionales y voluntarios de la Cruz Roja
Días en los que no encuentro momentos para agradecer a todos los miembros del Equipo Médico del Carnaval su entrega, su profesionalidad, su generoso esfuerzo, por devolver la salud a quienes el toro se la quito
No siempre lo conseguimos porque, a pesar de tantos elogios, de tantas felicitaciones, de tantas cariñosas alabanzas, no somos “ángeles de la guarda”…. Y bien que siento no serlo, sabe Dios
Durante estos días el corazón y el sentido me han dicho, como siempre he sostenido, que lo único que somos de verdad –y que nos creemos- es unos profesionales de la cirugía taurina cuyo único mérito es procurar ejercerla con dignidad en todas las enfermerías de cualquier plaza de toros, por modesta que esta sea… Como así nos enseñaron nuestros maestros
Sirva esta imagen, momentos antes de empezar a operar en la Enfermería de Ciudad Rodrigo, para recordarlo a tanta gente que nos aprecia y a quienes no encuentro palabras para agradecerles su aliento, su afecto y su consideración… Y que ahora deben enviar a las tres personas que permanecen ingresadas en el Hospital: su recuperación, su curación, es, debe ser para todos, lo primordial en estos días

Category
Tags

Comments are closed