El azul del cielo, casi blanquecino, que levita sobre la Campana Gorda hace descender el frío hasta el mismo corazón […]