Eran las doce en punto de la noche. Las doce en todos los relojes: ¡Dong! No fue a más el […]