18ene

La carrera se angosta y se vuelve íntima: el buey manda, los esqueletos de los toros se aprietan. Mozos por delante y por detrás. Mientras una faya tectónica se sucede. Irremediablemente se dejan atrás las murallas. La torada acelera entonces el ritmo. Desencierro en estado de ebullición. Faltan 22 días.

Tags

Comments are closed