Por mucho que se revuelva, el calendario sabe que va a acabar entrando en la plaza. Falta una semana. ¡Faltan 7 días!